¿Cómo elegir tu base de maquillaje?

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Efecto máscara, piel anaranjada, aspecto pálido,… el maquillaje debe disimular nuestras imperfecciones, dejar el rostro uniforme para después aplicar el color con los polvos y coloretes. Sin embargo, mal aplicado puede convertirse en un silencioso enemigo. ¿Quieres aprender a evitarlo?: elige bien la base del maquillaje.

Eligiendo la base de maquillaje

1. Lo primero que debes tener claro es cuál es tu tipo de piel. Recordemos el resumen que os dejamos en otra ocasión:

Piel normal. Tu piel está hidratada, tersa y sin brill; tiene textura regular y los poros mantienen buen equilibrio, manteniéndose medio cerrados.

Piel seca. Obviamente está deshidratada, los poros son muy pequeños y no se aprecian brillos en la piel. No suele tener muchos puntos negros ni granitos y aparentemente está tirante.

Piel Grasa. Poros abiertos, bastante puntos negros y sensación de tener grasa sobre el rostro siempre. Textura irregular y aparecen brillos con frecuencia.

Piel mixta. Tienes la cara seca, pero la frente, la nariz y la barbilla tiene aspecto de piel grasa.

Piel sensible. Suele tener irritaciones y rojeces, normalmente en las mejillas y la nariz. En este caso evita productos agresivos.

2. En base a tu tipo de piel elige el tipo de maquillaje que vas a utilizar. Yo tengo la piel mixta y con la T especialmente grasa, así que aplico una base en crema y matifico con polvos. No obstante, en cuanto a los tipos de bases que puedes encontrar, recuerda que:

Fluida. Es la más vendida. No es la que más cubre, pero su fácil aplicación y su textura ligera la convierten en un buen aliado para el día a día.

Crema. Su cobertura es más uniforme que la anterior, pero también es más densa. Al ser más hidratante que la anterior le irá bien a las pieles secas.

Compacto. Son esos maquillajes que vienen en barra. Va bien para unificar brillo y tono pero es más fácil generar el efecto máscara sino se difumina con cuidado

Mousse. No puedo hablaros mucho de esta porque no la he probado, dicen de este tipo que deja un efecto aterciopelado.

– En polvo. Como digo, para las pieles o zonas más grasas, es interesante matificar con polvos de maquillaje. En cuanto al acabo podrás encontrar muchos en el mercado.

3. Para elegir el color del maquillaje debes guiarte por el tono de tu piel.

–  Es casi una tradición probarlo en la mano, pero recuerda que el tono puede ser diferente al de tu rostro, por lo que si acudes  comprarlo con la cara lavada y un espejo puedes probar en una esquina de la cara. Recuerda que el tono de tu piel variará a lo largo del año, por lo que probablemente necesitarás por lo menos dos maquillajes diferentes.

– El tono. Busca un color que se funda con tu piel, preferiblemente ligeramente más claro porque el maquillaje se oxida una vez aplicado y suele oscurecerse ligeramente (sobre todo dependiendo de su calidad). Nunca utilices, por tanto, un tono más oscuro al de tu piel: siempre llevarás la carga del efecto máscara. Si tienes dudas, elige el que se asemeje a la piel del cuello.

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *