#ActivosCosmetico: ácido salicílico, exfoliando la piel

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

FOTO: Wikipedia

El último principio activo que veremos en los especiales de este 2018 será el imprescindible de conocer Ácido Salicílico, un ácido hidroxi-beta utilizado principalmente para tratar el acné, el picor o la inflamación. El ácido salicílico se utiliza también en algunas afecciones cutáneas como la psoriasis, las manchas de la piel, las verrugas y callosidades.

De hecho, si tienes la piel grasa, seguramente ya conocerás este principio activo es tu mejor aliado, ya que al tener propiedades exfoliantes a la hora de eliminar las células muertas en la capa superficial de la epidermis, se convierte en un principio indispensable en las cremas contra el acné o incluso contra las manchas solares que necesiten ser renovadas con un activo potente que no dañe la piel ni propague la infección en el caso del citado acné.

Se ha demostrado que posee potentes propiedades antimicrobianas in vitro y es utilizado como conservante natural seguro, no irritante y no sensibilizante para cosméticos, por lo que no es de extrañar que forme parte de la formulación de una gran cantidad de productos como cremas, serums, lociones, tónicos o limpiadores, ya que se puede utilizar tanto en pieles jóvenes como maduras.

El ácido salicílico es una fuente natural de β-hidroxiácido y mejora la renovación celular de la piel, además de ser eficaz a la hora de corregir el proceso de descamación anormal que se produce en la piel propensa al acné. Ten en cuenta que ayudando a mantener los poros limpios de los restos de células por sus propiedades exfoliantes conseguimos que haya una reducción en el número de poros bloqueados por las imperfecciones y erupciones en la piel, ofreciendo una piel visiblemente más sana y receptiva a la hora de aplicar otros activos en ella.

Los productos que contienen ácido salicílico tienen concentraciones variables en base al uso del producto y al resto de la formulación, pero habitualmente posee concentraciones que van desde 0,5% al 2% mediante aplicación tópica en la mayor parte de los casos cuando se trata de cosmética, pero también es común ver este activo en pastillas.

FOTO: Wikipedia

Desde mi punto de vista es interesante no combinar los dos tipos de aplicación del ácido salicílico para evitar resecar en exceso la piel, no tendrá mejor efecto y, por ejemplo en el caso del acné, una sequedad abusiva no te ayudará a solucionar antes del problema porque lo que necesitas es regular, no solo eliminar.

El ácido salicílico también se encuentra en la naturaleza de forma natural en muchas plantas como en el extracto de sauce, muy utilizado como ácido salicílico vegetal, especialmente en el caso de la corteza fresca, rica en taninos y sustancias parecidas al ácido salicílico. Desde la antigua Grecia, Hipócrates ya hablaba del uso de la corteza del sauce para diferentes funciones como eliminar la fiebre y el dolor. Aunque a partir del siglo XIX, se le clasífico como BHA, Beta hidroxi ácidos y durante el siglo XX es cuando realmente se empieza a utilizar como exfoliante para la piel.

De hecho, su mejor efectividad está en la prevención, más que en el tratamiento de brotes activos, donde se requiere combinarlo con otros activos para conseguir un resultado óptimo. Por ejemplo, si al notar los primeros resultados se deja de utilizar el producto del tratamiento con ácido salicílico, los poros se obstruyen de nuevo con el exceso de grasa que produce la piel y con la aparición de nuevas células muertas, de modo que los broten pueden volver a aparecer.

Hay que tener en cuenta que es un ácido que puede tener efectos secundarios por lo tienes que usarlo con cuidado. Como todos los ácidos para la piel, también puede producir picor o irritación en la piel, así como descamación o sequedad, por lo que, si bien es normal sentir picor cuando se utiliza un producto con ácido salicílico, se debe controlar que esa sensación desaparezca en unos días. Para evitar que la piel se seque en exceso, después de aplicar el ácido debes utilizar una crema hidratante o un aceite nutritivo para el rostro; de hecho, no debes olvidarte de utilizar el protector solar, ya que si no proteges la piel tras un tratamiento fuerte con este ácido pueden aparecer manchas en la piel, en lugar de combatirlas.


Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *