Probamos la Me Luna Cup, ¿has probado las copas menstruales?

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Hace unos años apenas eran conocidos por personas con alergias a las tradicionales compresas y tampones. Hoy las copas menstruales se han convertido en una tendencia entre las personas más concienciadas con el medio ambiente y con aquellas que deciden hacer una mínima inversión para olvidarse de comprar artículos para la menstruación cada dos por tres.

Dedicamos esta entrada a hablar de la copa menstrual Me Luna, desarrollada en alemania para aportar seguridad en esta nueva experiencia de la mujer. Os cuento todo sobre mi experiencia.

Se puede utilizar tanto de día como de noche y, concretamente la marca Me Luna que yo he probado, no contiene plastificantes perjudiciales por lo que es más segura que los tampax tradicionales.

La copa menstrual Me Luna está fabricada con elastómero termoplástico medicinal, antialérgico y tiene 4 tallas diferentes según las necesidades de cada mujer: S, M, L y XL.

Sobre los primeros usos

Deberás utilizarla durante varias menstruaciones para aprender a utilizarla correctamente y coger agilidad a la hora de utilizarla. Lo bueno de la copa es que puedes practicar con ella antes de la primera regla para acostumbrarte a su uso, ya que una vez puesta y quitada no se nota nada diferente a lo que notarías con el uso de tampones.

Veamos un consejo típico para aquellas que se animen a utilizarlo por primera vez y que a mí me sirvió de mucha ayuda.

FOTO: ladycup.cl

Es importante, tanto para ponerla como para quitarla, que recuerdes que el pequeño trozito que sobresale es para facilitarte su localización cuando tienes que quitarlo, pero no debes tirar de él, sino coger con los dedos la copa drectamente.

La sensación de vacío me resulta un poco desagradable, al igual que el momento de vaciado y limpieza durante el periodo, quizás por esto algunas mujeres se resisten a utilizarlas, porque, realmente, es el único pero que se les puede poner como he podido comprobar tras su uso regular durante una temporada.

La capacidad de las copas depende de la medida que elijas, pero, en general, te recomiendo empezar cambiándolo con la periodicidad con la que cambiarías un tampax e ir adaptando su uso. Era uno de los mayores miedos que yo tenía antes de utilizarla, pero finalmente me he dado cuenta de que no presentan ningún problema.

Me Luna Cup e Higiene

Lo que debes tener muy en cuenta a la hora de utilizar las copas menstruales es la higiene, ya que es un producto reutilizable que puede durante uno o dos años si lo cuidas bien. Eso sí, al primer síntoma de deterioro mejor cambiar por uno nuevo, por lo que su correcto cuidado será importante para prolongar su uso.

Basta con cocer unos 5 minutos la copa en una cazuela con abundante agua para que la copa se limpie y desinfecte sin tocar los bordes del recipiente. Hay quien utiliza otros productos más complejos, pero con este método yo no he tenido ningún problema en cuanto a higiene.

Como este tipo de lavado y desinfección no siempre es posible, acostumbro a lavar con jabón neutro y agua la copa cada vez que se vacía durante la menstruación (importante aclarar muy muy bien) y reservo las cocciones principalmente para antes y después de la menstruación, al sacarla y meterla en su bolsa de tela.


Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *