Cirugía Plástica: qué tener en cuenta antes de someterte a cirugía

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

FOTO: drabrianda.es

Someterse a una Cirugía Plástica es en muchos casos una necesidad, aunque en otros casos simplemente se buscan pequeños retoques estéticos que ayuden a encontrarse mejor con una misma. Hoy día, ingresar en un quirófano para mejorar la imagen casi se considera una intervención de rutina. Sin embargo, la ansiedad por verse mejor no debe hacer olvidar al interesado una serie de precauciones fundamentales. Elegir un centro de calidad será imprescindible para conseguir los mejores resultados y no acabar arrepintiéndote toda la vida. Buscar un centro reputado, con buenas opiniones sobre él o con una larga trayectoria puede ser un buen punto a tener en cuenta. Por ejemplo, para una Cirugía Plástica en Málaga uno de los ccentros médicos que debes incluir en tu lista de candidatos es el de la Dra Brianda Hurtado de Mendoza con más 15 años de experiencia.

Tan importante como la experiencia es comprobar que la clínica a la que acude está legalizada, algo que se puede confirmar con facilidad en la consejería de sanidad de la comunidad donde se resida, probablemente si el centro está homologado serán los primeros en destacarlo, pero nunca está demás realizar una investigación aparte de lo que te cuenten en el centro, ya que tener varias fuentes de información te puede ahorrar más de un problema. Es importante comprobar que cuenta con UCI y equipo de reanimación para cualquier intervención en caso de cirugías importantes para asegurarte de que están preparados para actuar incluso en el peor de los casos.

FOTO: drabrianda.es

Conocer a los profesionales que se encargarán de tu operación, así como conocer sus referencias también jugará un punto a tu favor. Tener un buen doctor para la operación es importante, pero todo el equipo es fundamental para que todo salga correctamente, como indican en el centro de la Dra. Brianda Hurtado de Mendoza, por poner un ejemplo, “el anestesiólogo va a estar presente en todas las intervenciones, sean de mayor o menor envergadura, ya que el mismo se encargara de evaluar previamente al paciente, […] así como suministrar los fármacos anestésicos y el oxigeno que harán posible que el paciente no sienta absolutamente nada durante la cirugía y a su vez permitan un despertar espontaneo y natural”.

Tener en cuenta los riesgos que acompañan a cada tipo de intervención es fundamental para escoger de forma inteligente y tener en cuenta los pros y los contras. Todo procedimiento, quirúrgico o no, tiene efectos secundarios, riesgos y posibles contraindicaciones según el caso y la persona. Por ejemplo, el tipo de piel, el estado nutricional o el consumo de medicamentos pueden influir en los procedimientos, por lo que necesitas una clínica que se ajuste muy bien a tus condiciones personales.

Un fallo muy típico, es llegar al centro y hablar con una persona que ejerce la función de comercial o de información general. Puede orientarte por encima, pero necesitas hablar con el doctor antes de nada para que te asesore correctamente, en lugar de venderte la operación sin tener en cuenta tu realidad y posibilidades.Sea como sea, , si decides realizar la intervención, debes evitar firmar documentos donde nos hagan asumir riesgos o responsabilidades, algunos incluyen muertes o infecciones como parte de los riesgos que asumimos.

Debemos tener muy claro qué estamos firmando, se puede especificar la infección tras la intervención si no se cumplen protocolos, por ejemplo, pero cada aspecto debe estar bien especificado, no tengas miedo de pelear, una cirugía no es para tomárselo a broma. Antes de firmar el contrato, revísalo con calma, llévatelo si es necesario, solicita que incluyan el nombre de las persona que van a encargarse de la operación como garantía.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *