Los felices años 30, siéntete libre

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

FOTO: paquinhatwjr.deviantart

Hace poco he visto un anuncio en televisión donde se exaltaban los beneficios de la década de los 40 y, a raíz de comentar el anuncio con unas amigas, empezamos a valorar la década de los 30, en la que la mayoría de ellas o ya ha entrado o en este 2016 nos toca estrenarla.  Empezamos a pensar en todo lo que ha quedado atrás y en todo lo que está por llegar y… ¿sabes la conclusión a la que llegamos?: la década de los 30 va a ser una década maravillosa.

Las pipas y los parques hace mucho que quedaron atrás, ahora podemos desplazarnos a las cafeterías cuquis en Madrid y pasar una tarde acogedora riéndonos juntas, al fin y al cabo, seguimos teniendo una fuerte energía y, a pesar de que nos engloben en el mundo de los adultos, todavía tenemos poca vergüenza como para que no nos importe dar la nota en un momento dado.

No voy a negar que es una época difícil. Uno se siente perdido, más en la situación actual, cuesta encontrar un lugar en el que encajar y empezamos a buscar estabilidad, tanto en la vida como en lo laboral. Los problemas se incrementan y hay que aprender a sobrellevarlos, pero, ¿sabes qué? Ni somos la generación X ni somos la generación perdida.

Foto de mi graduación años atrás

Cierto que somos de las generaciones más preparadas y de las que más problemas nos estamos encontrando para encontrar un trabajo decente acorde a nuestros intereses y preparación, pero somos una generación que ha tenido acceso a la cultura, sabemos razonar, defendernos y la situación nos ha hecho evolucionar para adaptarnos a esta situación. Bien mirado, hay personas que no se engloban en esta generación que se están enfrentando a los mismos problemas económicos, laborales y vitales, por lo que achacar que nuestro problema es parte de una generación es una forma de conformismo que alienta a quedarse sentado en el sofá en lugar de coger las riendas y pelear por salir adelante.

Superar la crisis existencial de los 30 es mucho más fácil de lo que nos pensamos. Basta con armarse de energía positiva y no dejar que la incertidumbre se adueñe de nuestras vidas. Basta con comprender que si bien cada vez la gente tiene sus vidas encauzadas y cada vez te cuesta más quedar con tus amigas, los momentos en los que os juntáis son cada vez más emotivos, incluso me atrevería a decir que los disfrutamos más que antes cuando estábamos todas las tardes juntas sin hacer nada. Además, no es malo buscar una rutina que nos de estabilidad y seguridad, pero es importante salir a veces de nuestra zona de confort para ponerle la chispa a la vida porque aún somos muy jóvenes, tenemos mucho que aprender y eso no se consigue sentado en una silla aceptando tu destino o regodeándote en lo que has conseguido o podría haber sido, se consigue sin parar de caminar y apostando fuerte: aún tenemos tiempo para equivocarnos. Vive y aprende a disfrutar tu vida.

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *