Beatriz Milleiro, el valor del arte y la joyería a la carta

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Beatriz Milleiro, tercera generación de joyeros orfebres, es gemóloga y especialista en diamantes. Sus joyas han sido lucidas por personas como Beatriz Jarrín, co-presentadora de “Gran Hermano”, y Carolina Casado, presentadora de “Corazón, Corazón”.

Hoy, nos acerca un poco más a ese pequeño mundo del que forma parte.

P: Con tres generaciones de joyeros orfebres en la familia, ¿cuáles son los recuerdos que te vienen a la cabeza al pensar en aquellas horas de niña en el taller?

R: Me encantaba meterme en el taller y ver como se iban haciendo las joyas, era muy curiosa y cogía piedras que mi papá me daba y las metía en sus carpetas y luego las vendía a las mamás de mis compañeras… como ves lo llevo en la sangre.

P: ¿Cómo es el día a día en tu profesión?

R: Pues la verdad que no hay monotonía, siempre es diferente, algo nuevo, tengo un cajón (al que yo llamo de pensar) con diseños para elaborar de clientas de piedras que han comprado en viajes, joyas que han heredado y hay que transformarlas o diseñarlas y adaptarlas al estilo de la persona.

P: En tu web, adviertes sobre esas joyas producidas en serie, más allá de la obvia pérdida de valor por la falta de exclusividad, adviertes de la calidad de los productos. Es imposible que resumas todo tu conocimiento, pero, ¿cuáles son los tips para reconocer una buena pieza?

R: Una buena joya no se califica sólo por en valor real de la gema que lleve, ni por la cantidad de oro, que claro eso también cuenta, pero se valora el trabajo, los remates, el engastado; en fin, la terminación de una pieza.

P: En casi todos tus diseños hay una frescura “art decó”, como tú misma has explicado, ¿sencillez y modernidad son las claves de esta época en joyería?

R: Hoy en día la mujer trabaja y tiene que ir al colegio a llevar a sus hijos, a una reunión de trabajo, comida de negocios, así que tu ropa y complementos deben ser adecuados para todas estas situaciones. Normalmente mis piezas art-deco, proceden de joyas clásicas o antiguas que les hemos dado un toque actual, conservando la pieza antigua tal cual y que puedas recuperarla como era cuando lo quieras.

P: Con tantas generaciones en la tradición familiar, supongo que has tenido la oportunidad de conocer cómo han evolucionado las tendencias en joyería con el tiempo. ¿Podrías hacernos un breve resumen?

Recuerdo las joyas que hacía mi padre, eran joyas de alta joyería, para la alta sociedad y muy poco posibles para la época que vivimos.

Hoy llevamos joyas de alta joyería pero mezcladas con otros materiales que le quitan esa parte de lujo pero a la vez son sofisticadas y actuales, por eso me encanta el ébano. No nos olvidemos que los complementos son importantísimos y hablan mucho de ti; puedes llevar un vestido carísimo pero sino llevas unos complementos adecuados, tu imagen será fatal, eso sí, aunque lleves un vestido negro liso sencillo, pero llevas unos zapatos adecuados, favorecedores pendientes que alegran la cara … Habrás triunfado.

P: La tendencia de combinar el ébano con otros materiales, ¿cómo llegó hasta ti y por qué te cautivó?

R: Pues fue para dar un aire diferente a mi alianza entera de diamantes que es mi alianza de boda, me cansaba llevarla siempre igual, necesitaba darle un aire rompedor y quitarle ese aire “clásico”, así que combinada con ébano me fascinó, lucían mucho más los brillantes y le quitaba ese toque “clásico”.

P: ¿Cómo ayudarías a una mujer a elegir esa joya que estará junto a ella toda la vida?

R: Primero viendo como es ella, su estilo, en qué trabaja, porque una joya que quiere llevarla a diario le tiene que ser cómoda, práctica, las joyas son para disfrutarlas … ¿A qué tú recuerdas a tu abuelita con esos pendientes…? Las joyas son para siempre y si tu tienes la suerte de heredarlos te gustará llevarlos (a veces dándoles un toque de actualidad) porque así la sentirás contigo.

P: ¿Y a él?, ¿qué le dirías al hombre que quiere acertar con la joya perfecta?

R: Siempre la joya tiene que formar parte de ti, si te domina ella, quitátela.

P: Cuéntanos una de esas emotivas historias que has visto crecer dentro de uno de tus trabajos.

R: Pues una sortija de ébano con esmeraldas que acabo de transformar y podéis ver en mi web: www.milleirojoyeros.com. Esta sortija la hizo mi papá ( mi padre falleció hace 18 años en accidente de tráfico) y a la clienta que se la hizo también falleció este año, así que su hija quería utilizarla pero era tan clásica que ella jamás se la pondría, ya que es una mujer actual y se dedica al mundo del diseño.

A mí me daba mucha pena deshacerla porque la había hecho mi padre y yo quería que la clienta cuando viera la sortija le recodara a su madre, así que le di un toque pero conservando la sortija tal cual….. En fin quedó preciosa y hemos conseguido lo que queríamos que en ella siguieran vivos los recuerdos, que de eso se trata, las joyas son historias y recuerdos.

 

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *