#Alimentación: sobrevivir a los excesos de las comidas navideñas

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

FOTO: Flickr

Los festejos navideños nos hacen evadirnos de la realidad o reencontrarnos con seres queridos, pero también nos pueden pasar factura si nos dejamos llevar por los excesos.

Todo esto pasa factura y los expertos apuntan a que no cuidar la alimentación durante las navidades puede acabar con cuatro kilos de más, entre otros problemas de salud. Repasemos algunos consejos de alimentación que serán clave durante este periodo de fiestas y excesos alimentarios que se avecinan.

Come de forma inteligentes estas fiestas

FOTO: Flickr

Un truco sencillo que te ayudará a mejorar la digestión es comer despacio. No sólo te saciarás con menos cantidad de comida, masticarás mejor los alimentos, algo imprescindible para facilitar la digestión. Un estudio llevado a cabo entre 2003 y 2006 por la Universidad de Osaka, en Japón, descubrió que comer deprisa triplicaba el riesgo de padecer sobrepeso.

También a modo de prevención, procura comer alimentos ricos en fibra durante esta época. Te ayudará a enfrentarte mejor a la digestión cuando llegue la comida pesada. Tampoco te olvides de beber dos litros de agua a lo largo del día. Desde el día anterior a la comida copiosa, evita alimentos o bebidas que te produzcan gases o que sean indigestos para llegar con el estómago lo más fuerte y limpio posible a la comida o cena en cuestión.

Qué hacer una vez se ha realizado el exceso

Los síntomas son variados: pesadez, dolor abdominal, gases, diarrea o estreñimiento, ardores, etc. Todos conocemos la sensación, así que mejor evitar entrar en detalles. Para evitarlos lo mejor es intentar controlar la cantidad y el tipo de comida que ingerimos. Si nada más terminar la comida, empiezas a sentir los síntomas lo mejor es que tomes un digestivo; como ejemplo tenemos la clásica manzanilla y en la mayor parte de sitios he visto que recomiendan el jengibre, pero, honestamente, no lo he probado.

En cuanto al consumo de alcohol, calma. Reserva el cava para el final y procura beber agua entre copa y copa, te ahorrarás la deshidratación que produce la resaca. Por último, si tienes ocasión de dar un paseo puede ser una interesante actividad familiar muy beneficiosa para la digestión de todos. No te olvides de abrigarte bien, el frío produce muchos cortes de digestión.

Alimentos saciantes para estas navidades

FOTO: Flickr

Evitar los excesos en estas fechas es casi menos que imposible, por eso intenta sentirte saciada para evitar más picoteo del debido. No puedes evitar una mesa llena de manjares, pero puedes intentar no devorar todo lo que veas sin controlar el contenido calórico.

Como normal general apúntate a los alimentos integrales, las verduras, las legumbres y el yogur. Los alimentos integrales tienen mayor capacidad saciante que los elaborados con harinas refinadas que, además, habitualmente son ricos en azúcar y grasas.  Por su parte, las frutas y verduras tienen alto contenido en agua y fibra, por lo que te vendrán muy bien para saciarte de forma saludable.

Dicen que beber un vaso de agua antes de una comida ayuda a evitar que te pases comiendo, pero si no dejas pasar el tiempo suficiente al final sólo conseguirás que los jugos gástricos se diluyan y que no hagas correctamente la digestión. Si lo haces, por lo menos media hora antes de la comida, no lo olvides.

Si llegas al momento del postre y sientes debilidad ante los dulces, intenta no pasarte. Una onza de chocolate negro te ayudará a controlar la ansiedad y te saciará bastante.

Alimentos recomendables tras una comida de excesos

Cuando cometemos excesos en las comidas navideñas debemos intentar depurar el organismo. Las verduras serán un alimento clave, puedes ingerirlas en sopas y cremas para conseguir un efecto saciante y digestivo. Tampoco te olvides de las infusiones, especialmente las de té verde con propiedades antioxidantes, depurativas y estimulantes.

Mantener una dieta con alto nivel en fibra (frutas, verduras, etc.) y alimentos integrales, limitar el consumo de grasas (puedes tomar, por ejemplo la leche desnatada), mantener la hidratación (dos litros distribuidos a lo largo del día), evitar alimentos indigestos o evitar el sedentarismo, serán algunos de los grandes aliados. Los expertos recomiendan intentar reducir las salsas en nuestra dieta y procurar incluir al menos una vez a la semana pescado azul, preferentemente cocinado a la plancha.

 

 

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *